Cosecha Estéril

Un nuevo cultivo de las patentes Terminator amenaza la soberanía alimentaria

Las empresas de agroquímicos y semillas más grandes del mundo —Syngenta y DuPont— obtienen dos nuevas patentes de esterilización genética de semillas.

El Grupo ETC (antes RAFI) anunció hoy que la industria biotecnológica continúa buscando agresivamente el desarrollo de semillas genéticamente modificadas diseñadas para ser estériles. “Descubrimos dos nuevas patentes sobre tecnología Terminator”, afirmó Hope Shand, Directora de Investigación del Grupo ETC. “Una patente pertenece a Dupont (la compañía de semillas más grande del mundo) y la otra a Syngenta.” (La mayor empresa mundial de agroquímicos).

Terminator ha sido ampliamente condenada como una tecnología que amenaza la seguridad alimentaria global, especialmente para los 1, 400 millones de personas que dependen de las semillas guardadas de sus cosechas. Si se comercializa, la tecnología Terminator impedirá que los agricultores guarden las semillas de su cosecha para plantarlas en el ciclo siguiente. En 1999, debido a la extendida oposición pública contra las semillas Terminator, tanto Monsanto (que pronto será vendido por Pharmacia) como AstraZeneca (ahora Syngenta) se comprometieron públicamente a no comercializar la tecnología de esterilización genética de semillas.

“Al contrario de lo que algunas compañías prometieron en el pasado, los Gigantes Genéticos están perfeccionado la tecnología y avanzando en la comercialización de las semillas Terminator”, advierte Hope Shand, Directora de Investigación del Grupo ETC. “Terminator es un peligro real y presente para la seguridad alimentaria mundial y la biodiversidad — los gobiernos y la sociedad civil no pueden darse el lujo de dejar que las ‘semillas suicidas’ se escapen de su radar”, afirmó Shand.

Syngenta, la firma de agronegocios más grande del mundo, es dueña del mayor arsenal de patentes Terminator a la fecha. En 1999, el director de investigación y desarrollo de Zeneca escribió que Terminator era “una pieza de tecnología que no queríamos llevar adelante, y el proyecto se detuvo en 1992.” Entonces, ¿por la compañía continuó solicitando patentes? (La más reciente patente de Syngenta fue otorgada el 8 de mayo del 2001. La fecha de la solicitud fue 22 de marzo de 1997, mucho después de que Zeneca afirmara que había detenido el proyecto.)

“Obviamente, no podemos confiar en la buena voluntad de las corporaciones multinacionales de semillas y agroquímicos para salvaguardar al público de la amenaza de las semillas Terminator. Si esas compañías son serias en sus intenciones de abandonar la tecnología deben ceder el control de sus patentes a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, comprometiéndose a no desarrollar la tecnología ellas mismas ni permitir que otros tengan acceso a sus tecnologías”, aconsejó Julie Delahanty.

AdjuntoTamaño
PDF icon Download File0 bytes

Please consider supporting ETC's unique research and advocacy with a tax-deductibe donation. Donate here