Boletines de prensa

Más sobre la expedición de LOHAFEX

Siguen los planes de fertilización oceánica a pesar de que el Ministerio del Ambiente de Alemania pidió que el barco se detuviera

En medio de una creciente oleada de protestas de los cuatro continentes, el Ministro Federal del Ambiente de Alemania, Sigmar Gabriel, ha pedido repetidas veces al buque alemán de investigación, el RV Polarstern, que detenga su controvertido experimento de fertilización del océano.(1) Sin embargo, los geoingenieros a bordo parecen ignorar los llamados el ministro. Ya en alta mar, van a todo vapor hacia el sitio en que intentan realizar el vertido de hierro.

Geoingenieros alemanes muestran voluntad de hierro para desafiar moratoria global de la ONU

Una controvertida expedición de geoingeniería partirá desde Sudáfrica hoy desafiando la moratoria sobre estas actividades, firmada por 191 naciones en la ONU. En respuesta, grupos de la sociedad civil global llaman a los gobiernos y a Naciones Unidas a to

El RV Polarstern, un buque alemán de investigación, propiedad del Instituto Alfred Weneger para la Investigación Marina de Postdam, Alemania, partió de Ciudad del Cabo el 7 de enero de 2009 para iniciar un experimento en gran escala de geoingeniería, llamado “Lohafex”. La expedición Lohafex, aprobada por los gobiernos de India y Alemania, según Victor Smetacek, uno de los científicos a cargo de la expedición, propone verter partículas de sulfato de hierro sobre 300 kilómetros cuadrados en el océano abierto en el Mar de Scotia, cerca de Antártica. El equipo busca provocar un florecimiento masivo de plancton que pueda percibirse desde el espacio exterior. La expectativa es que al “fertilizar” el océano con hierro ocurra una enorme captura de carbono, lo cual demuestre que esta técnica es un remedio veloz para el cambio climático. Experimentos anteriores con fertilización oceánica han demostrado que este no es el caso.

¿De quién es la naturaleza?

Nuevo informe sobre la concentración corporativa, la transformación de la naturaleza en mercancía y la resistencia global anclada en la Soberanía Alimentaria

El Grupo ETC publicó su informe de 55 páginas ¿De quién es la naturaleza? acerca de la concentración del poder de las corporaciones sobre los alimentos, la actividad agrícola, la salud y la estrategia en marcha para volver mercancía todos los recursos naturales que quedan sobre el planeta.

En un mundo en que las investigaciones de mercado son cada vez más costosas y secretas, el Grupo ETC da nombres, revela el reparto de los mercados y brinda información sobre las 10 principales industrias del mundo en todos los ramos que atraviesan la cadena alimentaria controlada por las corporaciones. No todas las compañías identificadas en el informe del Grupo ETC son las más famosas en su sector, pero colectivamente controlan una porción gigantesca de los productos que encontramos en la agricultura industrial, en nuestros refrigeradores y nuestros botiquines.

Gigantes Genéticos se adueñan de “genes climáticos”

En medio de la crisis alimentaria mundial, las compañías biotecnológicas se muestran como mercaderes del cambio climático

Un informe publicado hoy (13 Mayo 2008) por el Grupo ETC, organización internacional de la sociedad civil con sede en Canadá, revela que las mayores empresas globales de semillas y agroquímicos están acumulando centenares de patentes monopólicas sobre genes de plantas, que luego pretenden comercializar como cultivos modificados genéticamente para resistir presiones ambientales asociadas con el cambio climático –por ejemplo sequía, calor, frío, inundaciones, suelos salinos, y otras. El informe del Grupo ETC advierte que más que una solución para enfrentar el cambio climático, la promesa de los llamados “cultivos resistentes al clima” (“climate-ready”) se utilizará para llevar a agricultores y gobiernos a aceptar definitivamente los transgénicos y las patentes que éstos implican.

Victoria hueca: Patente sobre el frijol Enola anulada finalmente (esperemos...)

La infame patente del frijol Enola, denunciada por primera vez por el Grupo ETC hace ocho años como un cínico ejemplo de biopiratería, fue anulada el 29 de abril del 2008 por la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de Estados Unidos. Siendo una de las patentes sobre plantas más controvertidas de la historia, su derrota no tiene precedentes, pues involucró a naciones tanto como a organizaciones de la sociedad civil e instituciones internacionales de fitomejoramiento.

¡Alerta, colegas!

La Coalición contra la Biopiratería convoca a la 5a Entrega de Premios Capitán Garfio

¿Cuál es el caso más escandaloso de biopiratería en su país? ¿quién saquea el conocimiento indígena en su comunidad? ¿Quién privatiza descaradamente los bienes comunes para lograr ganancias privadas? ¿Quién monopoliza sus genes o patenta sus cultivos?

Nomine a su pirata más odiado para los Premios Capitán Garfio 2008. ¡Necesitamos conocer los peores casos de biopiratería!

El Instituto Venter construye la secuencia más larga de ADN artificial (que no funciona)

“No importa lo largo, sino lo inteligente que sea”, advierte el Grupo ETC

El Grupo ETC renovó su demanda de una moratoria a la liberación y comercialización de organismos artificiales, enfatizando que no hay regulación ni debate social en torno a la biología sintética. La insistencia en la moratoria ocurre en el contexto del anuncio que hiciera el equipo de investigación de J. Craig Venter, de haber logrado sintetizar artificialmente un genoma del tamaño del de una bacteria, utilizando secuencias de ADN ordenadas por correo.

El mundo impide la fertilización del océano: Ganamos el primer round contra la geoingeniería

191 países acuerdan una moratoria a la captura de carbono en el océano

Hacia el fin de la novena reunión de Naciones Unidas sobre el Convenio de Diversidad Biológica en Bonn, Alemania, los gobiernos del mundo acordaron unánimemente establecer una amplia moratoria “de facto” sobre las actividades de fertilización del océano. La primera decisión global sobre las tecnologías de geoingeniería debe sentar el precedente para terminar con los planes comerciales de secuestro de dióxido de carbono por medio del vertimiento de nutrientes al océano abierto. Sin embargo, una compañía de fertilización oceánica, Climos Inc., de San Francisco, parece movilizar todas sus fuerzas para desafiar este consenso internacional.
“El mensaje del Convenio de Diversidad Biológica es claro. El mundo no quiere fertilización comercial del océano y las compañías como Climos deben buscarse otras ocupaciones”, afirmó en Bonn Pat Money, Director Ejecutivo del Grupo ETC. “La fertilización del océano podría ocasionar mareas tóxicas, esterilización de aguas y afectar los ecosistemas y las formas de vida marinas y costeñas. Hay acuerdo unánime entre los 191 países aquí presentes en que es totalmente equívoca esa forma de enfrentar el cambio climático.

Monopolio Extremo

El equipo de Venter busca controlar la industria de los genomas artificiales

El Grupo ETC denunció las controvertidas solicitudes de patentes del Instituto Venter sobre el primer organismo artificial, creado con ADN sintético (que el Grupo ETC apodó “Sintia”. Nuevas solicitudes de patentes revelan una avaricia aún mayor por monopolizar esta incipiente industria
El nuevo conjunto de solicitudes de patentes tramitado por J. Craig Venter y sus colegas reclama el monopolio exclusivo sobre un vasto sector de la biología sintética y evidencian los esfuerzos, nada sutiles, de la empresa Synthetic Genomics por colocarse como la “microbiosoft” de la vida sintética. Más información en el cartel descargable “La gente y el dinero detrás de Sintia”, próximamente en español.

Páginas

Suscribirse a Boletines de prensa