Boletines de prensa

El Tiempo se agota para detener el cambio climático

A menos de un mes del ciere de la convocatoria del Grupo ETC a la competencia “Tapando el sol con un dedo”, personas de todo el mundo han enviado sus excéntricas ideas para rediseñar el planeta, de modo que el planeta (junto con nosotros) pueda sobre vivir el cambio climático. Las propuestas de algunos geoingenieros profesionales para manipular los suelos, el mar y la atmósfera en gran escala ya están llevándose a cabo: propuestas para desparecer las emisiones, evitar que la luz del sol llegue a la Tierra y, por supuesto, para lucrar con el mercado de carbono.

El Grupo ETC convoca a la primera competencia de geoingeniería de la historia: "Tapando el sol con un dedo"

Arranca la primera competencia “Tapando el sol con un dedo” para las propuestas de geoingeniería más excéntricas para combatir el calentamiento global, al tiempo que la discusión sobre las propuestas técnicas para arreglar el planeta se pone más en boga: desde principios de año, un barco de India y Alemania zarpó hacia el océano y arrojó toneladas de sulfato de hierro por la borda en un dudoso intento por capturar dióxido de carbono en la profundidad del océano.[1] Una irresponsable empresa con capital de riesgo se prepara para verter urea en el Mar de Tasmania con el mismo propósito;[2] una universidad inglesa publicó la lista de las prácticas de geoingeniería más frecuentes;[3] y la Royal Society del Reino Unido está a punto de presentar su propia evaluación sobre la geoingeniería.[4]

Mensaje a la Oficina de Patentes de Estados Unidos: Olvídense de la patente sobre las verrugas, hace mucho que existen

El 4 de diciembre de 2008, mientras en Estados Unidos se consumían las últimas rebanadas de tarta de calabaza de la cena de Acción de Gracias, la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de Estados Unidos (USPTO, por sus siglas en inglés) publicó la solicitud de patente número US 20080301830 A1 sobre una calabaza verrugosa, “inventada” por el director de ventas y mercadotecnia de la Siegers Seed Company en Holland, Michigan. La solicitud de patente reclama una “calabaza verrugosa… en la cual la cobertura externa incluye al menos una rugosidad asociada con la cobertura externa del cuerpo.”

Lo último sobre LOHAFEX: arrojando por la borda la precaución (y el hierro)

El Grupo ETC se unió al coro de voces, incluyendo la del Ministerio Alemán del Ambiente, para expresar su profundo rechazo a la decisión de la Ministra de Investigación de Alemania de reautorizar la controvertida expedición LOHAFEX de fertilización del océano. Los investigadores a bordo del buque alemán RV Polarstern han arrojado ahora seis toneladas de sulfato de hierro sobre 300 kilómetros cuadrados del océano abierto en el Mar de Scotia (al este de Argentina) para estimular artificialmente el florecimiento del plancton. Será uno de los experimentos de fertilización oceánica más grandes hasta la fecha.

Geoingenieros alemanes muestran voluntad de hierro para desafiar moratoria global de la ONU

Una controvertida expedición de geoingeniería partirá desde Sudáfrica hoy desafiando la moratoria sobre estas actividades, firmada por 191 naciones en la ONU. En respuesta, grupos de la sociedad civil global llaman a los gobiernos y a Naciones Unidas a to

El RV Polarstern, un buque alemán de investigación, propiedad del Instituto Alfred Weneger para la Investigación Marina de Postdam, Alemania, partió de Ciudad del Cabo el 7 de enero de 2009 para iniciar un experimento en gran escala de geoingeniería, llamado “Lohafex”. La expedición Lohafex, aprobada por los gobiernos de India y Alemania, según Victor Smetacek, uno de los científicos a cargo de la expedición, propone verter partículas de sulfato de hierro sobre 300 kilómetros cuadrados en el océano abierto en el Mar de Scotia, cerca de Antártica. El equipo busca provocar un florecimiento masivo de plancton que pueda percibirse desde el espacio exterior. La expectativa es que al “fertilizar” el océano con hierro ocurra una enorme captura de carbono, lo cual demuestre que esta técnica es un remedio veloz para el cambio climático. Experimentos anteriores con fertilización oceánica han demostrado que este no es el caso.

Más sobre la expedición de LOHAFEX

Siguen los planes de fertilización oceánica a pesar de que el Ministerio del Ambiente de Alemania pidió que el barco se detuviera

En medio de una creciente oleada de protestas de los cuatro continentes, el Ministro Federal del Ambiente de Alemania, Sigmar Gabriel, ha pedido repetidas veces al buque alemán de investigación, el RV Polarstern, que detenga su controvertido experimento de fertilización del océano.(1) Sin embargo, los geoingenieros a bordo parecen ignorar los llamados el ministro. Ya en alta mar, van a todo vapor hacia el sitio en que intentan realizar el vertido de hierro.

¿De quién es la naturaleza?

Nuevo informe sobre la concentración corporativa, la transformación de la naturaleza en mercancía y la resistencia global anclada en la Soberanía Alimentaria

El Grupo ETC publicó su informe de 55 páginas ¿De quién es la naturaleza? acerca de la concentración del poder de las corporaciones sobre los alimentos, la actividad agrícola, la salud y la estrategia en marcha para volver mercancía todos los recursos naturales que quedan sobre el planeta.

En un mundo en que las investigaciones de mercado son cada vez más costosas y secretas, el Grupo ETC da nombres, revela el reparto de los mercados y brinda información sobre las 10 principales industrias del mundo en todos los ramos que atraviesan la cadena alimentaria controlada por las corporaciones. No todas las compañías identificadas en el informe del Grupo ETC son las más famosas en su sector, pero colectivamente controlan una porción gigantesca de los productos que encontramos en la agricultura industrial, en nuestros refrigeradores y nuestros botiquines.

Gigantes Genéticos se adueñan de “genes climáticos”

En medio de la crisis alimentaria mundial, las compañías biotecnológicas se muestran como mercaderes del cambio climático

Un informe publicado hoy (13 Mayo 2008) por el Grupo ETC, organización internacional de la sociedad civil con sede en Canadá, revela que las mayores empresas globales de semillas y agroquímicos están acumulando centenares de patentes monopólicas sobre genes de plantas, que luego pretenden comercializar como cultivos modificados genéticamente para resistir presiones ambientales asociadas con el cambio climático –por ejemplo sequía, calor, frío, inundaciones, suelos salinos, y otras. El informe del Grupo ETC advierte que más que una solución para enfrentar el cambio climático, la promesa de los llamados “cultivos resistentes al clima” (“climate-ready”) se utilizará para llevar a agricultores y gobiernos a aceptar definitivamente los transgénicos y las patentes que éstos implican.

Victoria hueca: Patente sobre el frijol Enola anulada finalmente (esperemos...)

La infame patente del frijol Enola, denunciada por primera vez por el Grupo ETC hace ocho años como un cínico ejemplo de biopiratería, fue anulada el 29 de abril del 2008 por la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de Estados Unidos. Siendo una de las patentes sobre plantas más controvertidas de la historia, su derrota no tiene precedentes, pues involucró a naciones tanto como a organizaciones de la sociedad civil e instituciones internacionales de fitomejoramiento.

Páginas

Suscribirse a Boletines de prensa