Boletines de prensa

Mensaje a la FAO: Luchen contra el hambre, no contra los agricultores

Más de 650 organizaciones de la sociedad civil envían una carta abierta a la FAO

Más de 650 organizaciones de la sociedad civil (no gubernamentales y movimientos sociales) y 800 individuos de 83 países entregaron hoy a Jaques Diouf, Director General de la FAO, con sede en Roma, una carta abierta en la que condenan su incompetencia al referirse a los asuntos científicos y técnicos de la ingeniería genética de cultivos y cuestionando el compromiso de la agencia para con los agricultores de pequeña escala. Entre los firmantes de la carta hay organizaciones campesinas nacionales e internacionales, científicos, y literalmente cientos de organizaciones no gubernamentales, algunas de las cuales hace décadas tienen estatus consultivo formal ante la FAO. Antonio Onorati, quien dirigió el organismo encargado de las Cumbres Mundiales sobre Alimentación en 1996 y 2002 y trabajó con los gobiernos miembro, entregó directamente la carta a la FAO en representación de los firmantes.

La Suprema Corte de Canadá pisotea los derechos de los agricultores y afirma el monopolio corporativo de Monsanto sobre seres vivos.

Organizaciones de la sociedad civil y de agricultores en todo el mundo reaccionaron con indignación ante la decisión por cinco votos contra cuatro que tomó hoy (21.04.2004) la Suprema Corte de Canadá, afirmando el derecho de Monsanto a demandar a los agricultores que tengan cultivos con genes transgénicos en sus parcelas, sea que los hayan elegido o que se hayan contaminado. El gigante genético Monsanto acusó a los agricultores de Saskatchewan, Percy y Louise Schmeiser, de violar la patente de la compañía sobre canola transgénica. Percy y Louise no querían las semillas de canola transgénica que invadieron su propiedad, ni trataron de aprovecharse del carácter tolerante al herbicida que tiene la semilla transgénica (o sea, ellos no utilizaron el herbicida Roundup en sus cultivos). De todos modos, Monsanto los demandó por violación a su patente y exigió una parte de sus ingresos. Con gran valor, los Schmeiser libraron durante siete años una batalla legal contra Monsanto que terminó en la Suprema Corte de Justicia de Canadá.

La decisión de la Suprema corte de Justicia de Canadá sobre 'David y Goliat': Dígale a Monsanto a dónde irse

Cartas de advertencia para Monsanto: Hay 5 millones de Percys Schmeisers

Las abejas, escarabajos y vientos de las paraderas pueden transportar la canola genéticamente modificada de Monsanto un mínimo de 26 kilómetros -y mucho más si la semilla o el polen transgénico se van de polizones en los camiones que pasan, en los trenes o en la ropa de la gente. Después de ocho veranos en el oeste de Canadá, la canola transgénica ha adquirido la dudosa fama de ser una maleza importante -se le ve comúnmente en los campos, avenidas y cementerios e incluso en los jardines de las casas. "La canola puede invernar hasta ocho años", dice Pat Mooney del Grupo ETC desde la sede de esta organización en Winnipeg, Canadá. "Eso significa que el polen transgénico probablemente viajó un mínimo de 200 kilómetros desde que Monsanto comenzó a vender su semilla patentada en 1996." Por esta razón, explica Pat Mooney, la decisión del 21 de mayo de la Suprema Corte de Justicia, nos afecta a todos, y personalmente a los que viven en el campo. El gigante genético Monsanto acusó a los agricultores de Saskatchewan, Percy y Louise Schmeiser, de cultivar ilegalmente la canola patentada de la compañía. "Pero no se sólo trata de los agricultores", insiste Mooney. "Hay por lo menos 5 millones de Percy Schmeisers [prácticamente la población de las tres provincias de las pradera de Canadá]. Pues cualquiera de nosotros sabemos que la canola de Monsanto podría estar hasta en las macetas de nuestras ventanas."

Protesta internacional masiva por la contaminación transgénica del maíz en México.

¡Llamado a la acción!

En el día de hoy, 302 organizaciones de 56 países del mundo enviaron una carta abierta a las autoridades mexicanas y organismos internacionales, exigiendo que se tomen acciones para parar la contaminación del maíz campesino con ADN modificado genéticamente y prevenir que se sigan contaminando los centros de origen y diversidad de los cultivos en el mundo.

Carta abierta de organizaciones de la sociedad civil sobre la contaminacion transgenica en los centros de origen

Al Gobierno Mexicano y a la comunidad internacional.

El 9 de octubre del 2003, campesinos y comunidades indígenas, junto con organizaciones de la sociedad civil en México, publicaron los resultados iniciales de sus pruebas sobre la contaminación de las variedades nativas de maíz en al menos nueve estados, aunque la siembra de maíz transgénico está prohibida en México. Los resultados, que son parte de más estudios en curso, mostraron que la contaminación es mucho más grave y está mucho más extendida que lo que se pensaba anteriormente (por ejemplo en el estudio de los científicos Chapela y Quist de Berkeley y del Instituto Nacional de Ecología en México).

Un hecho alarmante es que encontraron contaminación con maíz Starlink (prohibido para el consumo humano en Estados Unidos y finalmente retirado del mercado) y plantas contaminadas con hasta tres transgenes diferentes, lo que podría indicar que la contaminación ha estado ocurriendo desde hace varias generaciones. Todas las secuencias identificadas están patentadas por alguna de las cinco multinacionales que controlan la industria biotecnológica agrícola.

Contaminación transgénica del maíz en México: mucho más grave

Boletín de prensa colectivo de comunidades indígenas y campesinas de Oaxaca, Puebla, Chihuahua, Veracruz, CECCAM, CENAMI, Grupo ETC, CASIFOP, UNOSJO, AJAGI

Contaminación también en Chihuahua, Morelos, Durango, Edomex, Puebla, Oaxaca, San Luis Potosí, Tlaxcala y Veracruz

Encuentran en todos contaminación con Starlink, variedad prohibida para consumo humano en Estados Unidos

Dos, tres y cuatro diferentes transgénicos en la misma planta, todos patentados por transnacionales biotecnológicas

Las comunidades indígenas y campesinas toman el proceso en sus manos, demandan parar importaciones de maíz, mantener la moratoria al maíz transgénico y detener la ley de bioseguridad en discusión en el Congreso.

El tamaño sí importa

Nueva información provee mayor evidencia para implementar una moratoria sobre las nano partículas sintéticas: Grupo ETC

Nueva evidencia de los riesgos de las nano partículas El Grupo ETC publicó el 14 de abril 2003 un nuevo documento de la serie Occasional Papers, con el título "Size Matters! No small matter II: The Case for a Global Moratorioum." El informe llama a los gobiernos a adoptar una moratoria sobre los nano materiales sintéticos que se están fabricando en los laboratorios y en algunos casos ya se están comercializando, ante la ausencia de pruebas sobre su inocuidad para la salud, la seguridad y sus impactos ambientales.

Los Estados Unidos y La Ley de la Semilla

¿De cara a la política, o política de doble cara?

El primero de noviembre 2002, el embajador de los Estados Unidos ante la Organización de lasNaciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), anunció lo que parece un arrepentimiento de la política de su gobierno y firmó formalmente el Tratado Internacional sobre Recursos Fitogenéticos. Este no es un cambio de política, solo un cambio de estrategia. Como pasó con el Convenio sobre Diversidad Biológica hace una década, los Estados Unidos "firmarán", pero nunca "ratificarán" la Ley de la Semilla.

Páginas

Suscribirse a Boletines de prensa