Llegó la hora

La red internacional Climate Justice Now! denuncia las falsas soluciones al cambio climático planteadas en Barcelona

BARCELONA. La red internacional de la sociedad civil Climate Justice Now! deplora la minimización en las expectativas de la Cumbre de Copenhague sobre el Clima, celebrada, en Barcelona, entre los gobiernos de los países industrializados, los funcionarios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y el anfitrión de la Cumbre. En la víspera de esta Cumbre, todavía no hay un avance real en los objetivos, prevalece una confianza ingenua y peligrosa sobre los mecanismos de mercado, no hay compromiso con los derechos humanos, y existe un contexto escalofriante en el que algunos países están comenzando a hablar muy en serio acerca de peligrosas soluciones técnicas.

“En lugar de discutir enfoques prácticos para la pronta reducción de las emisiones —como la inversión masiva en fuentes seguras de energía renovable y la rápida transferencia tecnológica—, aquí, en Barcelona, los países desarrollados están restando importancia a las expectativas, avanzando hacia objetivos endebles, proponiendo un mínimo financiamiento y no han conseguido acuerdos significativos en torno la transferencia tecnológica”, dijo Meena Raman, Asesor Jurídico de la Red del Tercer Mundo. “Las tentativas para destruir y alterar los actuales instrumentos legales del régimen climático (Convención Marco y el Protocolo de Kyoto) con soluciones falsas e injustas, propuestas como parte de un endeble objetivo global, están destruyendo la confianza y la buena fe que se necesitan para conseguir un fuerte acuerdo en Copenhague”, dijo Raman.

Uno de los resultados de Copenhague se suponía que sería un acuerdo sobre la REDD (Reducción de Emisiones por la Deforestación y Degradación de los Bosques), el cual podría terminar como un ejercicio de “lavado verde” si no se logra en Copenhague un acuerdo sobre el cambio climático que sea jurídicamente vinculante. “No podemos permitir un mal acuerdo REDD que constituya una escapatoria que sabotee una verdadera solución al cambio climático. Los países industrializados tienen una responsabilidad histórica en torno al cambio climático inducido por las actividades humanas y un acuerdo REDD no funcionará sin el compromiso de estos países para reducir sus emisiones internas en al menos el 40%”, dijo Alejandro Alemán, de Centro Humboldt, de Nicaragua, hablando en nombre de la Cónclave de Accra sobre Bosques y Cambio Climático.

“Todos los derechos colectivos de los pueblos indígenas, de acuerdo con la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, y nuestra participación plena y efectiva en todas las negociaciones sobre el cambio climático deben ser reconocidos en cualquier tratado vinculante sobre el clima”, dice Christian Domínguez, miembro del Foro Internacional de los Pueblos Indígenas sobre el Cambio Climático, quienes participan en la negociaciones de la ONU sobre este problema.

“Mientras las negociaciones mundiales continúan aquí, en Barcelona, a un ritmo muy lento, el tema de la geoingeniería se ha colocado de manera alarmante a la vanguardia de los debates sobre políticas públicas en Londres y Washington”, dijo Diana Bronson, del Grupo ETC, con sede en Canadá. Ayer en el Congreso, en Washington, se llevaron a cabo audiencias parlamentarias conjuntas sobre geoingeniería, dando una nueva señal de que los países industrializados no están tomando en serio una reducción significativa de los gases de efecto invernadero. “Hoy, estamos enviando un mensaje claro de que esparcir sulfatos en la estratosfera, hierro en los océanos y biocarbón en la tierra no son soluciones al cambio climático ni alternativas para asegurar los objetivos vinculantes y un financiamiento suficiente que los países en desarrollo exigen con justa razón”.

Ya no quedando más tiempo para la negociación rumbo a Copenhague, la brecha entre las demandas de los países en desarrollo y las acciones de los países industrializados ha llevado a la ruptura de la confianza, lo cual está socavando la credibilidad de estas negociaciones. Climate Justice Now! hace un llamado a los líderes políticos para que logren un acuerdo jurídicamente vinculante en Copenhague, conseguir algo menos que eso sería una farsa política.

Climate Justice Now! es una red de organizaciones y movimientos de diversas partes del mundo comprometidos a luchar por la justicia social, ecológica y de género.

 

Relacionados foros: 

Please consider supporting ETC's unique research and advocacy with a tax-deductibe donation. Donate here