Jugando con Gaia

Al ver cómo agoniza el Protocolo de Kioto, algunos gobiernos concluyen que una reestructuración planetaria es la única salida posible
Al tiempo que el Panel Internacional de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (IPPC) hará pública su alarma más contundente hasta el momento, el Grupo ETC advierte que algunos países de la OCDE, encabezados por Estados Unidos, empujan por que se hagan solamente “arreglos técnicos” para enfrentar el cambio climático. El más extremo —la “geoingeniería”— se refiere a la manipulación intencional del ambiente a gran escala, para ocasionar cambios ambientales. Sin esperanzas de que funcione el Protocolo de Kioto, sin voluntad política para pedir a la industria y a los electores los necesarios cambios de producción y estilo de vida y sin poder negar las evidencias de que el comercio de emisiones de carbono es una farsa, algunos gobiernos empiezan a argumentar que la reestructuración masiva de la Tierra es la única salida. The Guardian reportó a principios de esta semana que el gobierno de Estados Unidos está cabildeando al IPCC para que promueva soluciones de geoingeniería, como contaminar deliberadamente la estratósfera para desviar la luz del sol y abatir las temperaturas.


“Sabemos que los humanos pueden transformar intencionalmente el planeta —justamente por eso se produjo el cambio climático", dijo Pat Mooney, Director Ejecutivo del Grupo ETC. “Imaginar que podemos corregir los daños mediante geoingeniería es descabellado. Los gobiernos que ocasionaron el problema, ahora están experimentando con geoingeniería, lo cual es profundamente irresponsable ya que quiénes más sufrirán las consecuencias, nuevamente, serán los países de Sur que ni siquiera saben de estos experimentos”, afirmó Mooney

Según el reporte de 18 páginas del Grupo ETC, titulado “Jugando con Gaia”, los gobiernos de al menos nueve países y la Unión Europea han apoyado experimentos de diseminación de partículas de hierro sobre la superficie del océano para enriquecer el plancton y capturar dióxido de carbono. Al menos otros doce países más están involucrados en la modificación estratosférica del clima y la temperatura. Los traficantes de carbono también están involucrados en la supuesta fertilización del océano. El debate científico y la experimentación de los gobiernos y las empresas en el tema, ocurre en ausencia total de conocimiento y participación pública.

El Grupo ETC concluye que la geoingeniería es una respuesta incorrecta al cambio climático. Cualquier experimentación que altere la estructura de los océanos o la estratósfera no debe proceder sin un debate público profundo e informado sobre sus posibles consecuencias y sin autorización de las Naciones Unidas. Ninguna nación debe emprender unilateralmente la geoingeniería. Las Naciones Unidas deben reafirmar (y si es necesario expandir) la Convención sobre la prohibición de utilizar técnicas de modificación ambiental (ENMOD), reconociendo que cualquier modificación unilateral de la temperatura o del clima es una amenaza a los países vecinos, y muy posiblemente, a toda la comunidad internacional.

 

Fichier attachéTaille
PDF icon Download File0 octet

Please consider supporting ETC's unique research and advocacy with a tax-deductibe donation. Donate here