Trasnacionales farmacéuticas contra la salud

02 Julio 2002

Uno de cada seis habitantes en Sudáfrica es seropositivo. En el 2000 Sudáfrica decidió importar medicamentos de la India, ya que ese país produce versiones genéricas de medicamentos para el tratamiento del sida a precios mucho menores que las trasnacionales. Cuarenta y dos empresas farmacéuticas transnacionales reaccionaron organizando una campaña contra Sudáfrica argumentando que esto violaba sus derechos de patente. Estados Unidos las secundó, amenazando a Sudáfrica con sanciones comerciales y condicionando el dinero de la cooperación internacional. Luego de una fuerte campaña iniciada por Médicos Sin Fronteras, apoyada por cientos de organizaciones de todos los continentes, se terminó el conflicto. Cinco empresas multinacionales ofrecieron venderle a Sudáfrica sus medicamentos patentados con descuentos de 60 al 85 por ciento. Sin embargo, los analistas estimaron que aún con descuentos de hasta 90 por ciento, el precio que pagó Sudáfrica fue diez veces más caro que las alternativas genéricas más baratas.

Jean Pierre Garnier, director ejecutivo de Glaxo Smith Kline, en ese momento la mayor farmacéutica del planeta, explicaría posteriormente: "Había un sentimiento de que si un país deliberadamente desafiaba los ADPIC [acuerdos sobre propiedad intelectual de la Organización Mundial de Comercio, OMC], habría un efecto de castillo de naipes. Sin patentes, la industria dejaría de existir". Sin embargo, tanto las licencias obligatorias -que permiten que se obligue a los poseedores de una patente a licenciarla- como las importaciones paralelas -que permiten comprar un producto con patente válida en el país importador en otro país donde se vende más barato- están previstas en la OMC, por razones de salud pública y otras, "para promover el interés público en sectores de importancia vital".

Aunque este fue uno de los casos más conocidos, no fue el primero ni el único. En 1993, Estados Unidos presionó a Tailandia hasta que aprobó una ley prohibiendo las importaciones paralelas. En 1998, Tailandia intentó producir un medicamento genérico para el SIDA, patentado por Bristol Myers Squibb. Estados Unidos amenazó con boicotear varios productos clave de exportación tailandeses. En el 2000, le obligó a aprobar una ley que restringe severamente las licencias obligatorias.

Brasil, también con alto porcentaje de seropositivos, intentó reducir los precios promedio de aplicar licencias obligatorias para la producción genérica de varios medicamentos para el sida. Estados Unidos amenazó en el 2001 con llevarlo ante el panel de disputas de la OMC, lo cual finalmente retiró debido a la ola de protestas internacionales. Actualmente produce como genéricos ocho de los 12 fármacos más usados para el sida a un costo decenas de veces menor que las multinacionales.

Hay muchos más ejemplos. Entre 1986-1994, las multinacionales farmacéuticas, en un emprendimiento histórico para mundializar sus derechos monopólicos, redactaron el primer borrador sobre patentes para la Ronda Uruguay del GATT, posteriormente OMC. Junto a otras industrias de Estados Unidos, Europa y Japón cabildearon a los delegados de esos países hasta que lograron introducir en la OMC el tema de la propiedad intelectual -incluyendo la de seres vivos. Según Edmund Pratt, de Pfizer: "Nuestras fuerzas combinadas nos permitieron establecer una red de gobiernos y sector privado que sentó las bases para lo que luego se convirtió en los ADPIC."

No contentos con esta regulación que obligó a todos los países miembros de la OMC a establecer legislaciones de propiedad intelectual que instrumentalizan la biopiratería y globalizan los monopolios en medicamentos y alimentos, a mediados de los años 90 elaboraron una lista de países que consideraron "inadecuados". El gobierno estadounidense usa esta lista para "vigilar" esos países y amenazar o aplicar sanciones comerciales unilaterales. Los países con capacidad de producir medicamentos genéricos, como India, Argentina, Brasil y Egipto fueron sus primeros objetivos. Países como México, Corea y República Dominicana también la integran. En 1998, Estados Unidos integró a sus leyes de comercio estas cláusulas, y desde entonces las ha usado contra más de 30 países. A finales de 1999, por conducto de su oficina de Representación Comercial, tenía 46 acciones en curso contra países del Tercer Mundo, por haber aplicado medidas permitidas en la OMC como importaciones paralelas y licencias obligatorias.

Las industrias multinacionales farmacéuticas son el sector industrial que percibe mayor porcentaje de ganancias del planeta y tiene una enorme disponibilidad de dinero para el cabildeo. Los lazos entre éstas y el gobierno de Estados Unidos son estrechos, particularmente a través de la campaña en este tema liderada por Glaxo Smith Kline, Pfizer y otras a través de la asociación PhRMA (Pharmaceutical Research and Manufacturers of America), a su vez conectada con diversas asociaciones "nacionales" de las multinacionales en otros países, tales como la AMIIF (Asociación Mexicana de las Industrias de Investigación Farmacéutica).

En la más reciente reunión ministerial de la OMC, en Doha en el 2001, estos ejemplos, por su inhumanidad, obligaron a que la OMC declarara que mantendría los mecanismos para acceder a medicinas más baratas. Pero ya en una reciente reunión de la OMC en Ginebra (25-27 de junio 2002), Estados Unidos plantéo que el uso de estas medidas sea solamente como excepción. Las multinacionales farmacéuticas siguen trabajando para endurecer los ADPIC, extendiendo aún más sus monopolios e incluyendo también las patentes de plantas y animales. Es uno de los temas clave de la próxima reunión ministerial de la OMC en Cancún en el 2003, y también de las negociaciones del ALCA.

Quienes, complementariamente, están promoviendo patentar plantas medicinales y conocimientos tradicionales diciendo que es una protección para las comunidades, no son más que un eslabón más de las cadenas que estas insalubres multinacionales quieren ponerle a todas las poblaciones.


Silvia Ribeiro, Artículo publicado en La Jornada, 02 July 2002

Please consider supporting ETC's unique research and advocacy with a tax-deductibe donation. Donate here