Delegados de la ONU esquivan el tema de la geoingeniería

Prevalece la cordura en el Grupo de Trabajo II (WGII) del IPCC

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) presentó ayer su 50 Reporte de Evaluación (AR5), en cuyo Resumen para Elaboradores de Políticas no se encuentra ninguna referencia a la geoingeniería, aunque abunda sobre sus efectos negativos en su informe completo. Publicado después de una semana de negociaciones del Grupo de Trabajo II (WGII, que trabaja sobre las vulnerabilidades humanas y ecológicas frente al cambio climático y las opciones para adaptación), el informe de ahora representa una victoria precaria sobre la creciente presión que sufre el IPCC por parte de los promotores de la geoingeniería y algunos gobiernos —como Rusia, Estados Unidos, Canadá y Reino Unido— para legitimar la geoingeniería como solución al cambio climático.

La publicación del reporte del WGII también puede interpretarse como un reflejo de la calma que precede a la tormenta, pues la geoingeniería podría regresar a la agenda cuando el Grupo de Trabajo III (WGIII) se reúna en Berlín el próximo mes.

A diferencia del Grupo de Trabajo I (WGI), cuya contribución al AR5 publicada en septiembre pasado incluyó puntos referidos al Manejo de la Radiación Solar (MRS) y las tecnologías para Remoción de Dióxido de Carbono (RDC), el WGII no mencioma la geoingeniería en su Resumen para Elaboradores de Políticas. El resumen mismo tiene mucha influencia porque se negocia lína por línea y es acordado por los gobiernos. 

“Es motivante que el Grupo de Trabajo II se haya enfocado en su mandato y no haya caído en distracciones por el remiendo técnico que es la geoingeniería”, afirmó Neth Daño del GRupo ETC desde Yokohama.  “El reporte del Grupo de Trabajo I en septiembre hizo pensar a algunos que los gobiernos y el IPCC estaban ofreciendo a los países contaminadores una forma de evadirse de sus compromisos para reducer las emisiones”, agregó.

El Grupo de Trabajo II, sin embargo, en el total de su reporte enfatiza los impactos potencialmente negativos de la geoingeniería. Entre ellos:

-La fertilización oceánica podría dañar las ecologías existentes al extinguir el oxígeno, estimulando florecimientos de algas tóxicas o dispersando patógenos.

-El manejo de la radicación solar podría empeorar la acidificación del océano, ocasionar sequías en ciertas áreas, limitar la eficacia de la generación de energía solar y otras consecuencias de largo alcance sociales y ambientales.

-La geoingeniería representa una “amenaza moral” en el sentido de que podría cambiar el foco de la acción, de la reducción de emisiones a la elaboración de promesas que a fin de cuentas no podrían cumplirse.

-Los esquemas de geoingeniería podrían tener impactos diferidos geográficamente, ocasionar  conflictos entre países y regiones, y podrían usarse con propósitos hostiles.

-Las medidas para “retirar” el carbon tal vez sean las más aceptadas socialmente, pero son increíblemente costosas. El optimismo acerca de tales opciones podría invitar a la complacencia respecto de los esfuerzos para la mitigación.

“La geoingeniería es una solución falsa. No ayudará a los afectados por el cambio climático a desarrollar habilidades para adaptarse, y podría empeorar mucho las cosas al alterar los patrones de lluvia, introducir nuevos contaminantes, impactar el uso de la tierra y la agricultura. Tiene el potencial de agravar el sufrimiento de los más afectados por el cambio climático; quienes investigan las estrategias de adaptación tienen razón de estar escépticos,” dijo Neth Daño.

La lucha contra la geoingeinería en el IPCC

En 2011, más de 160 grupos de la sociedad civil de todo el mundo advirtieron que el IPCC en su “Reunión de expertos sobre geoingeniería” (en Lima, Perú) ponía en riesgo al Panel mismo alejándolo de su mandato y distrayéndolo con falsas promesas de los promotores de la geoingeniería.(1)

En Septiembre de 2013, el periódico inglés The Guardian reveló que el WGI del IPCC enfrentó presión de Rusia para incluir una señal de apoyo a la geoingeniería como “solución posible”(2) pero finalmente acordó una declaración en la que indicaba que medidas de geoingeniería “se habían propuesto”. El reporte del WGI citó la “limitada evidencia” para la evaluación de las medidas de geoingeniería.

Algunos observadores vieron referencia explícita a la decifiencia de la información como una forma de abrir la puerta a las pruebas de las técnicas de geoingeinería. Ken Caldeira, uno de los promotores de la geoingeniería vió la inclusión del tema en el reporte del WGI como “un reflejo del creciente interés de los gobiernos en esas propuestas.”(3)

En el resumen del WGI, la referencia a la geoingeniería fue gratuita y fuera de contexto. El mandato del Grupo de Trabajo I es indagar sobre la ciencia del clima, no sobre las soluciones. El reporte no contenía referencia alguna a la energía solar, los automóviles eléctricos, la agroecología u otras formas potenciales de reducción de carbono en la atmósfera.

“Estamos ante un intento deliberado de explotar el alto perfil y la credibilidad de este organismo a fin de crear más apoyo mediático para la ingeniería climática extrema”, como declaró Silvia Ribeiro a The Guardian en septiembre pasado.

 

¿Batalla en Berlín?

Algunos anticipan una batalla aún mayor sobre la geoingeniería en el Grupo de Trabajo III (WGIII), que se ocupa de los efectos de la mitigación en el cambio climático. El WGIII se reúne en Berlín del 7 al 11 de abril. En esa sesión de negociación, se espera que los defensores de la geoingeniería hagan todo lo posible por lograr un lenguaje más fuerte en pro de la geoingeniería en su Resumen para Elaboradores de Políticas.

Un golpe revés para los defensores de la geoingeniería sería una mención en la Sintesis del Reporte del AR5, un mensaje unificado de las contribuciones de los tres grupos de trabajo, que debe publicarse para final de 2014. El AR5 del IPCC es una influencia muy importante en la política internacional para el cambio climático, que incluye el trabajo de informar al Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

Para comentarios o información adicional, contacte:

Silvia Ribeiro: grupoetc@etcgroup.org

Notas a los editores: 

El Grupo ETC publicó un breve documento de contexto sobre el IPCC y la geoingeniería, disponible aquí:

http://www.etcgroup.org/es/content/el-5o-informe-de-evaluaci%C3%B3n-ar5-del-ipcc-y-la-geoingenier%C3%ADa

Algunas fotos de las reuniones del WGII en Yokohama pueden verse aquí:

http://www.iisd.ca/climate/ipcc38/

1. Carta Abierta al IPCC sobre la geoingeniería: http://www.nomanipulenlamadretierra.org/2011/06/carta-abierta-al-panel-intergubernamental-sobre-cambio-climatico-ipcc/

2. Martin Lukacs, Suzanne Goldenberg y Adam Vaughan, “Russia urges UN climate report to include geoengineering,” (Rusia urge al panel de la ONU sobre cambio climático a incluir la geoingeniería, en The Guardian, 19 de septiembre de 2013) http://www.theguardian.com/environment/2013/sep/19/russia-un-climate-rep...

3. Daniel Cressey, “Climate report puts geoengineering in the spotlight,” (Informe sobre el clima pone la geoingeniería en el centro), en Nature News, 02 de octubre de 2013: http://www.nature.com/news/climate-report-puts-geoengineering-in-the-spo...

AdjuntoTamaño
NewsRlese Geo IPCC 31 Marzo 2014.pdf72.83 KB
Relacionados foros: