Terminator: La secuela

A pesar de que los gobiernos reafirmaron y fortalecieron la moratoria de Naciones Unidas sobre la tecnología Terminator en marzo de 2006, investigadores del sector público y privado están desarrollando una nueva generación de semillas suicidas usando “interruptores” inducidos químicamente para activar o desactivar la fertilidad de los cultivos transgénicos.

Asunto: Con el pretexto de la bioseguridad, el proyecto “Transcontainer” de tres años, desarrollado por la Unión Europea, está invirtiendo millones de euros en estrategias que no pueden prometer el 100% de contención de transgenes pero podrían funcionar como otra versión de Terminator, lo que implica una amenaza inaceptable para los agricultores, la biodiversidad y la soberanía alimentaria. La tecnología Terminator (TRUG o tecnología de restricción del uso genético) fue desarrollada por la industria multinacional de semillas y agroquímicos y el gobierno de Estados Unidos para maximizar las ganancias de las empresas evitando que los agricultores vuelvan a plantar la semilla de su cosecha. Ahora también se están desarrollando nuevas técnicas para extraer los genes de cultivos transgénicos en un momento específico de su desarrollo, así como métodos para matar a un cultivo con genes con “letalidad condicional”. Esta nueva generación de TRUGs trasladará al agricultor la responsabilidad de controlar de los rasgos transgénicos. En algunos casos, los agricultores podrían ser obligados a pagar por el privilegio de restaurar la fertilidad de la semilla cada año, una nueva forma de perpetuar el monopolio de las agroindustrias.

Impactos: Sea o no intencional, la nueva investigación sobre contención molecular de transgenes permitirá, en última instancia, que la industria multinacional de semillas refuerce su control sobre el germoplasma patentado y restrinja los derechos de los agricultores. La industria y los gobiernos siguen intentando revertir la moratoria actual sobre la tecnología Terminator en el Convenio de Diversidad Biológica de Naciones Unidas (CDB). En los meses anteriores a la 9a Conferencia de las Partes del CDB (Bonn, Alemania, del 19 al 30 de mayo de 2008), la industria argumentará que el calentamiento global requiere la introducción urgente de los cultivos y los árboles transgénicos para producir agrocombustibles, y que el tipo de tecnología Terminator ofrece una herramienta indispensable para prevenir o evitar el flujo de transgenes. Irónicamente, se le está pidiendo a la sociedad que acepte una nueva cura tecnológica para mitigar la contaminación genética ocasionada por las semillas transgénicas defectuosas de la industria biotecnológica.
 

 

AdjuntoTamaño
PDF icon Download File0 bytes

Please consider supporting ETC's unique research and advocacy with a tax-deductibe donation. Donate here