Canadá niega visa a importante negociador del Protocolo de Bioseguridad

En riesgo el estatus de Montreal como sede de la ONU para negociaciones sobre biodiversidad

Ottawa - En un asombroso desplante de interferencia política, el gobierno canadiense bloqueó la entrada del negociador más importante de África a las reuniones del Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad, quien debía asistir a las sesiones que comenzarán en Montreal la próxima semana (2005). El Protocolo es el acuerdo de Naciones Unidas que regula el movimiento internacional de organismos genéticamente modificados.

Al Dr. Tewolde Berhan Gebre Egziabher, representante científico del gobierno de Etiopía y delegado a las reuniones del Convenio de Diversidad Biológica (CDB) de la Organización de Naciones Unidas, con sede en Montreal, le devolvieron su pasaporte el 17 de mayo sin aprobar su solicitud de visa canadiense y sin ninguna explicación.

El reconocido científico presentó su pasaporte a la embajada canadiense el 5 de mayo 2005 y debía volar hacia Oslo, Noruega, para participar en las negociaciones interregionales antes de llegar a las reuniones en Montreal, que comenzarán este miércoles 25 de mayo. Debido a que retuvieron su pasaporte hasta el 17 de mayo, el Dr. Tewolde tampoco pudo asistir a las reuniones de Oslo.

¿Clasificado peligroso?

Los diplomáticos canadienses y los funcionarios encargados de inmigración no han explicado por qué se ha negado la visa al Dr. Tewolde. Tewolde estuvo varias veces en Canadá en la última la década, participando en negociaciones intergubernamentales sobre biodiversidad y bioseguridad. Desde la Cumbre de la Tierra en Río en 1992, el Dr. Tewolde ha sido uno de los más conocidos líderes diplomáticos de Africa en temas ambientales. Sin embargo, sus posiciones no son bien vistas por el gobierno canadiense. Durante las negociaciones del tratado de Naciones Unidas sobre recursos genéticos vegetales que se firmó en Roma el año pasado, el Dr. Tewolde habló en representación de todos los países en desarrollo exigiendo el derecho de los agricultores a conservar e intercambiar semillas, y en contra del "patentamiento de la vida" (propiedad intelectual sobre productos y procesos biológicos). Ya desde las negociaciones que culminaron en el Protocolo de Cartagena, el Dr. Tewolde se enfrentó a sus contrapartes canadienses, pues demandaba estándares más estrictos para prevenir la contaminación transgénica. En reuniones de Naciones Unidas en Montreal y en otras partes del mundo, el Dr. Tewolde se ha manifestado contundentemente contra la tecnología Terminador (semillas modificadas genéticamente para producir semillas estériles y obligar a los agricultores a comprar nuevas semillas cada ciclo agrícola). En febrero, el gobierno de Canadá estuvo a punto de terminar con la moratoria de facto sobre las semillas "Terminator" en una reunión sobre biodiversidad en Bangkok. Canadá quedó en total vergüenza (y recibió enormes críticas) cuando se supo que sus delegados iban dispuestos a argumentar contra la moratoria.

El científico etíope anunció que asistiría a Montreal la semana próxima para demandar el etiquetado de semillas y productos transgénicos, y para que las compañías y los gobiernos tuvieran responsabilidad legal cuando sus semillas transgénicas contaminaran a otros cultivos. Hasta ahora, Canadá no ha ratificado el Protocolo de Bioseguridad de Naciones Unidas y se sabe que se opone tanto al etiquetado de transgénicos como a la responsabilidad de las empresas.

"Tenía planeado participar en las negociaciones y continuar trabajando en los asuntos pendientes relativos a la protección de la biodiversidad y los seres humanos," escribió el Dr. Tewolde a sus colegas en todo el mundo.

AdjuntoTamaño
PDF icon Download File0 bytes

Please consider supporting ETC's unique research and advocacy with a tax-deductibe donation. Donate here