Semillas suicidas- bomba en Bangkok

Golpe encabezado por Canadá para permitir la tecnología Terminator, frustrado durante reunión de la ONU

Percy Schmeiser, agricultor canadiense demandado por Monsanto, habló hoy (en 2005) durante la reunión de la ONU en Bangkok, e hizo una dura crítica a los esfuerzos de su gobierno para promover las pruebas de campo y la comercialización de las semillas Terminator (de plantas genéticamente modificadas para producir semillas estériles).

"El gobierno de Canadá actuó vergonzosamente. Apoya una tecnología peligrosa, anti campesina, cuyo fin es terminar con el derecho que tienen los agricultores a conservar y volver a sembrar la semilla obtenida durante la cosecha", dijo Schmeiser. "En vez de representar la buena voluntad del pueblo canadiense, o apegarse a lo dicho en el Convenio de Biodiversidad, el gobierno canadiense está trabajando para los gigantes genéticos multinacionales que buscan obtener enormes ganancias con la liberación de las semillas Terminator en el mundo."

Schmeiser es el agricultor canadiense de 74 años que fue demandado por Monsanto por "violación de la patente", cuando la canola genéticamente modificada propiedad de la compañía invadió su parcela -sin que él lo quisiera ni lo supiera. Víctima de la contaminación genética y campeón en la lucha por los derechos de los agricultores, Schmeiser peleó valientemente contra Monsanto hasta lograr que su caso llegara a la Suprema Corte de Canadá.

La propuesta del gobierno canadiense para liberar Terminator fue filtrada al Grupo ETC durante el primer día de reunión del Grupo Consultivo de Científicos del Convenio de Diversidad Biológica de la ONU (SBSTTA del CDB) en Bangkok, del 7 al 11 de febrero. La noticia escandalizó a las organizaciones de campesinos, las delegaciones de los gobiernos y a la sociedad civil alrededor del mundo. Las instrucciones de Ottawa para la delegación canadiense en Bangkok indicaban que debía pelearse el todo para que se aceptaran las pruebas de campo y la comercialización de las tecnologías de semillas estériles, anulando definitivamente la moratoria de facto sobre las semillas Terminator adoptada por los gobiernos en 1998. Incluso peor, la delegación canadiense fue instruida para "bloquear el consenso" que pudieran lograr los gobiernos asistentes a la reunión si no se lograba lo otro. El Grupo ETC también se enteró de que antes de la reunión de Bangkok, las embajadas de Canadá en todo el mundo pidieron a los gobiernos que apoyaran una recomendación para "pruebas de campo y uso comercial" de Terminator. La descarada promoción que hace Canadá de esta tecnología anti Sur, no presagia nada bueno para la próxima reunión del G8 en Escocia, donde Canadá propondrá introducir la nanotecnología en la agenda.

 

AdjuntoTamaño
PDF icon Download File0 bytes

Please consider supporting ETC's unique research and advocacy with a tax-deductibe donation. Donate here