Desde la milpa se ve el mundo

Desde la milpa se ve el mundo

El libro ¡No toquen nuestro maíz!, publicado recientemente por GRAIN (disponible en redendefensadelmaiz.net y grain.org), recoge muchas de estas manifestaciones en los últimos dos años y su confluencia con la defensa de la tierra y el territorio, con la lucha contra los despojos en campo y ciudad, con la vitalidad y resistencia desde los barrios, desde los jóvenes y muchos más. El mapa que se forma entre las muchas acciones y miradas nos permite entender más profundamente lo que está en juego, pero también ver el horizonte, respirar hondo y seguir caminando abrigados por lo colectivo.

Delegados de la ONU esquivan el tema de la geoingeniería

Prevalece la cordura en el Grupo de Trabajo II (WGII) del IPCC

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) presentó ayer su 50 Reporte de Evaluación (AR5), en cuyo Resumen para Elaboradores de Políticas no se encuentra ninguna referencia a la geoingeniería, aunque abunda sobre sus efectos negativos en su informe completo. Publicado después de una semana de negociaciones del Grupo de Trabajo II (WGII, que trabaja sobre las vulnerabilidades humanas y ecológicas frente al cambio climático y las opciones para adaptación), el informe de ahora representa una victoria precaria sobre la creciente presión que sufre el IPCC por parte de los promotores de la geoingeniería y algunos gobiernos —como Rusia, Estados Unidos, Canadá y Reino Unido— para legitimar la geoingeniería como solución al cambio climático.

La inteligencia artificial de la geoingeniería

Communiqué 109

La Teoría del Caos propone que el aleteo de una mariposa en Brasil podría ocasionar un huracán en Texas . La Teoría de la Complejidad agrava el caos añadiendo efectos de tipo cuántico como podrían ser la modificación del genoma de la mariposa o las contradicciones en modelos de supercomputadoras. Ahora, los geoingenieros pretenden multiplicar la complejidad con política. El resultado es una forma de inteligencia artificial extrema.

Gaia es complicada. Desde la corrientes estratosféricas hasta los ríos submarinos —y de las emisiones y captura del plancton hasta la palmeras— la cuantificación, la cualificación y calibración de los sistemas planetarios es al menos tan difícil como lograr entender los genes y las neuronas. Pese a décadas de modelación, no estamos ni cerca de predecir cuál es el mejor día para un picnic el próximo mes o anticipar las tendencias de nuestro ADN, o localizar el lugar físico de la memoria en nuestro cerebro. Hemos aprendido, no sin cierta frustración, a mapear y manipular genomas, geografías y memorias, pero no podemos controlar las consecuencias. La distinción entre una manipulación y un modelado preciso es vital.

Los amos de la biomasa en guerra por el control de la economía verde

En colaboración con la Fundación Heinrich Böll. Ahora en español

La noción de una “gran transformación tecnológica verde” que posibilitará una “economía verde” se promueve ampliamente como la clave para la supervivencia del planeta. El objetivo final, sustituir la extracción y procesamiento del petróleo por la explotación total de la biomasa. ¿Quién controlará el futuro de esta economía verde?

En este reporte conjunto, la Fundación Heinrich Böll y el Grupo ETC describen quiénes son los “amos de la biomasa” y porqué en ausencia de una gobernanza responsable, la economía verde perpeturá la economía de la avaricia.

 

Revolución verde dólar

Cómo engordan los agronegocios a partir de los bienes públicos

Este nuevo reporte de 30 páginas que documenta la creciente influencia de las multinacionales de los agronegocios en el sistema multilateral de la alimentación, así como la falta de transparencia en el financiamiento para la investigación agrícola. Revolución verde dólar: cómo engordan los agronegocios a partir de los bienes públicos, presenta tres estudios de caso, uno sobre la FAO y otros dos que hablan de los Centros del CGIAR (Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional), lo cual señala una peligrosa tendencia que empeorará dramáticamente el problema del hambre.

Industria animal: terminando los mitos

Industria animal: terminando los mitos

*Silvia Ribeiro El aumento del consumo de carne se presenta a menudo como un índice de desarrollo, como sinónimo de mejor dieta. Sin embargo, las cifras de hambre en el mundo indican que en paralelo al aumento global de producción industrial de carnes, aumentó el número de hambrientos a más de 925 millones de personas, mientras otros mil millones padecen malnutrición y otros mil millones son obesos. Tal como sucede con la agricultura industrial, el volumen de producción no tiene nada que ver con que llegue a los que necesitan alimentos.

Los dueños de la economía verde

Los dueños de la economía verde

Se podría pensar que lo más verde de las propuestas de “economía verde”, que gana terreno en diversos ámbitos oficiales, principalmente en las negociaciones hacia la conferencia internacional Río+20, es el color de los billetes que esperan ganar con ella las empresas trasnacionales que han causado las crisis económicas, alimentarias, ambientales y climáticas. Esta es una de las conclusiones que se derivan al comprobar que son las mismas compañías que controlan las tecnologías, las patentes, los productos y los mercados de la economía verde.

Agricultura y bosques bajo ataque en negociaciones climáticas

Agricultura y bosques bajo ataque en negociaciones climáticas

La conferencia sobre cambio climático realizada en Durban, Sudáfrica, en diciembre 2011, destaca por lo que no decidió: ni compromisos de reducción de gases de efecto invernadero, ni fondos para los países más afectados, ni respeto a las “responsabilidades comunes pero diferenciadas” entre países industrializados que provocaron el caos climático y los demás que lo sufrimos.  Pero sí avanzaron decisiones en agricultura, bosques, tecnologías y ampliación de mercados de carbono, que conllevan impactos muy negativos sobre la mayoría.

¿De regreso al futuro?

El sello del Departamento de Agricultura de Estados Unidos proclama que "La agricultura es la base de la manufactura y el comercio"

A pesar de que nuevas plataformas industriales (que incluían, por ejemplo, a la petroquímica y a la generación de electricidad) ganaban terreno a finales del siglo XIX, el entonces recién creado Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) develó su sello oficial, el cual ilustraba un arado frente a un hato de plantas de maíz, dibujados en un escudo. Bajo el escudo, un pergamino desenrollado contiene el lema: LA AGRICULTURA ES LA BASE DE LA MANUFACTURA Y EL COMERCIO. A medida que se desarrolló el siglo XX, las sustancias petroquímicas y sus tecnologías asociadas desplazaron a la agricultura como base de la economía, pero en el siglo XXI podríamos presenciar el retorno de la preeminencia de la agricultura. No obstante, la visión actual es la de una agricultura transformada y transformadora, en la que tanto los insumos (por ejemplo, las materias primas y su procesamiento) como los productos son prediseñados para usos industriales específicos. Los cultivos comerciales pueden ya no ser identificados de manera tradicional; en el futuro, serán productos patentados y diseñados a la medida por medio de ingeniería para cubrir las necesidades de los procesadores industriales de la biomasa, sea para alimentos, energía, materiales o fármacos.

Páginas

Suscribirse a Grupo ETC RSS