Quick Reads

26 Governments Tiptoe Toward Global Nano Governance

Grey-Goovernance?

On June 17-18 2010, a first intergovernmental dialogue on “Responsible Research and Development of Nanotechnology” convened in Washington with representatives from 26 countries. In his introductory remarks, Mike Roco of the US government’s National Science Foundation explained that the meeting was dedicated to the examination of broad societal issues that cannot be addressed by any single country. Roco asked: “How can we prepare our world for the emergence of nanotechnology?”

Message to FAO: "Fight Hunger - Not Farmers"

UN Agency's report incompetent, illogical and ill-willed, say more than 650 civil society organizations in Open Letter

More than 650 civil society organisations (NGOs and social movements) and 800 individuals from 83 countries delivered an open letter to Jacques Diouf, Director-General of the Rome-based UN agency today condemning FAO's incompetence in addressing scientific and technical issues related to genetically- engineered crops and questioning the agency's integrity in relating to the world's smallholder farmers. Among the signatories are national and international farmers' organisations, scientists, and literally hundreds of non-governmental organizations (NGOs) some of whom have had formal consultative status with FAO for decades. The letter was hand-delivered to FAO on behalf of its signatories Wednesday morning by Antonio Onorati, who chaired the umbrella body that worked with FAO and its member governments for the World Food Summits of 1996 and 2002.

Mensaje a la FAO: Luchen contra el hambre, no contra los agricultores

Más de 650 organizaciones de la sociedad civil envían una carta abierta a la FAO

Más de 650 organizaciones de la sociedad civil (no gubernamentales y movimientos sociales) y 800 individuos de 83 países entregaron hoy a Jaques Diouf, Director General de la FAO, con sede en Roma, una carta abierta en la que condenan su incompetencia al referirse a los asuntos científicos y técnicos de la ingeniería genética de cultivos y cuestionando el compromiso de la agencia para con los agricultores de pequeña escala. Entre los firmantes de la carta hay organizaciones campesinas nacionales e internacionales, científicos, y literalmente cientos de organizaciones no gubernamentales, algunas de las cuales hace décadas tienen estatus consultivo formal ante la FAO. Antonio Onorati, quien dirigió el organismo encargado de las Cumbres Mundiales sobre Alimentación en 1996 y 2002 y trabajó con los gobiernos miembro, entregó directamente la carta a la FAO en representación de los firmantes.

Los nuevos BIO gángsters

La Organización de la Industria Biotecnológica (BIO, por sus siglas en inglés) se prepara para su reunión anual en San Francisco, Estados Unidos, del 7 al 9 de junio 2004. Se vanagloria de volver a sus orígenes, ya que se encuentran en el área de la bahía de San Francisco las sedes de más de 800 de las mil 457 empresas biotecnológicas estadunidenses, muchas de las cuales son las trasnacionales que dominan los mercados de semillas, transgénicos, farmacéutico, químico, genómico.
Con más exactitud se puede decir que vuelve a sus orígenes porque en esa bahía está lo que fue la tristemente famosa prisión de Alcatraz. En 1894, 19 indios hopis fueron encarcelados, poco antes de que el gobierno decidiera atacar militarmente a los hopis para "civilizarlos". Su crimen fue, además de negarse a ser "educados" en escuelas del gobierno, donde eran azotados por hablar su idioma o hacer cualquier mención de su propia cultura, negarse a practicar la agricultura tal como el gobierno les imponía: en lotes individuales, en lugar de sus formas tradicionales comunales.

Para Monsanto todos somos criminales

El 21 de mayo 2004 la Corte Suprema de Canadá emitió la sentencia final del caso Monsanto contra los agricultores canadienses Percy y Louise Schmeiser, culminando así una lucha legal que duró ocho años, a partir de la acusación de la trasnacional de que estaban "violando" su patente de canola transgénica (resistente al herbicida RoundUp). La sentencia implica que si un agricultor tiene semillas o plantas que contienen genes patentados corresponde al agricultor probar que no está infringiendo la patente monopólica de la compañía. En el mundo de Monsanto, todos somos criminales hasta que una Corte diga lo contrario.

La Suprema Corte de Canadá pisotea los derechos de los agricultores y afirma el monopolio corporativo de Monsanto sobre seres vivos.

Organizaciones de la sociedad civil y de agricultores en todo el mundo reaccionaron con indignación ante la decisión por cinco votos contra cuatro que tomó hoy (21.04.2004) la Suprema Corte de Canadá, afirmando el derecho de Monsanto a demandar a los agricultores que tengan cultivos con genes transgénicos en sus parcelas, sea que los hayan elegido o que se hayan contaminado. El gigante genético Monsanto acusó a los agricultores de Saskatchewan, Percy y Louise Schmeiser, de violar la patente de la compañía sobre canola transgénica. Percy y Louise no querían las semillas de canola transgénica que invadieron su propiedad, ni trataron de aprovecharse del carácter tolerante al herbicida que tiene la semilla transgénica (o sea, ellos no utilizaron el herbicida Roundup en sus cultivos). De todos modos, Monsanto los demandó por violación a su patente y exigió una parte de sus ingresos. Con gran valor, los Schmeiser libraron durante siete años una batalla legal contra Monsanto que terminó en la Suprema Corte de Justicia de Canadá.

Canadian Supreme Court Tramples Farmers' Rights -- Affirms Corporate Monopoly on Higher Life Forms

Civil society and farmers’ organizations worldwide reacted with outrage to today’s ( (21.04.2004) 5-4 decision by the Canadian Supreme Court, affirming Monsanto’s right to prosecute farmers who are found to have GM crops growing on their land — whether they wanted them or not. Gene Giant Monsanto accused Saskatchewan farmers Percy and Louise Schmeiser of violating the company’s patent on genetically modified canola (oilseed rape). Percy and Louise did not want Monsanto’s GM canola seeds that invaded their property, and they did not try to benefit from the herbicide-tolerant trait in the GM seed (that is, they didn’t spray Roundup weedkiller), but still Monsanto prosecuted them for patent infringement and demanded a portion of their income. The Schmeisers waged a courageous, 7-year battle against Monsanto that went all the way to the Supreme Court.

Canada's Supreme Court Rules on 'David & Goliath' Friday: Tell Monsanto Where to Go!

Letter warnings for Monsanto: There are 5 million Percy Schmeisers

Bees, beetles and blowing prairie winds can carry Monsanto’s genetically-modified canola a good 26 kilometers – and a whole lot farther if the transgenic seed or pollen hitches a ride on passing trucks, trains or trousers. After eight summers in Canada’s West, GM canola has earned the dubious status of a major weed – a common sight in fields, boulevards and cemeteries – and even backyard gardens. "Canola can winter over for 8 years," says ETC Group’s Pat Mooney in the NGO’s Winnipeg headquarters, "meaning GM pollen has probably travelled a minimum of 200 km since Monsanto first commercialized its patented seed in 1996." Which is why, Mooney reasons, just about everyone on the prairies has a direct, personal interest in the May 21st Supreme Court decision. Gene Giant Monsanto has accused Saskatchewan farmers Percy and Louise Schmeiser of illegally growing the company’s canola. "It’s not just farmers," insists Mooney. "There are about 5 million Percy Schmeisers out here [roughly the population of Canada’s three prairie provinces]. For all any of us know, we could have Monsanto’s canola in our window boxes."

La decisión de la Suprema corte de Justicia de Canadá sobre 'David y Goliat': Dígale a Monsanto a dónde irse

Cartas de advertencia para Monsanto: Hay 5 millones de Percys Schmeisers

Las abejas, escarabajos y vientos de las paraderas pueden transportar la canola genéticamente modificada de Monsanto un mínimo de 26 kilómetros -y mucho más si la semilla o el polen transgénico se van de polizones en los camiones que pasan, en los trenes o en la ropa de la gente. Después de ocho veranos en el oeste de Canadá, la canola transgénica ha adquirido la dudosa fama de ser una maleza importante -se le ve comúnmente en los campos, avenidas y cementerios e incluso en los jardines de las casas. "La canola puede invernar hasta ocho años", dice Pat Mooney del Grupo ETC desde la sede de esta organización en Winnipeg, Canadá. "Eso significa que el polen transgénico probablemente viajó un mínimo de 200 kilómetros desde que Monsanto comenzó a vender su semilla patentada en 1996." Por esta razón, explica Pat Mooney, la decisión del 21 de mayo de la Suprema Corte de Justicia, nos afecta a todos, y personalmente a los que viven en el campo. El gigante genético Monsanto acusó a los agricultores de Saskatchewan, Percy y Louise Schmeiser, de cultivar ilegalmente la canola patentada de la compañía. "Pero no se sólo trata de los agricultores", insiste Mooney. "Hay por lo menos 5 millones de Percy Schmeisers [prácticamente la población de las tres provincias de las pradera de Canadá]. Pues cualquiera de nosotros sabemos que la canola de Monsanto podría estar hasta en las macetas de nuestras ventanas."

Patentar genes e investigación es hipotecar el futuro

Recientemente, el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional anunció la puesta en marcha del Laboratorio Nacional de Genómica para la Diversidad Vegetal y Microbiana. Los gigantes de la biotecnología "financian" proyectos de instituciones de interés público porque les permite acceder de manera cómoda y barata al germoplasma de los cultivos en diferentes países, utilizando la infraestructura, la formación pública y el conocimiento del medio de los investigadores nacionales, para luego aplicarlo en sus propios productos comerciales y, si viene al caso, patentar sus genes para el lucro de sus empresas.

Pages